25 de juny de 2014

Los profesionales de los museos: ¡Dentro y fuera!



Com qui no vol la cosa ja hem arribat a la darrera setmana de #MuseosPro. Hem de dir que ha estat molt intens però molt reconfortant, llegint i participant amb posts i tuits, i veient les diferents cares de la feina cultural, que ens onvolucra a tots, estiguem vinculats directament al món museístic o no. 
Avui us portem la darrera actualització, #DentroYFuera: quines relacions hi ha entre membres interns del museu i empreses externes? 


Habiendo hablado ya del perfil, la formación y la contratación de los trabajadores de museos, no hace falta decir que no todos son de la misma índole: hay trabajadores de distinta clase, unos son directamente contratados por el museo, otros son empresas externas, y otros son autónomos que trabajan en momentos puntuales con el personal del centro.

Un ejemplo del segundo tipo serían los puestos de atención al público o visitas guiadas, así como el personal de montaje y traslado, y en el caso de los autónomos podríamos citar algún restaurador especializado. Como podemos observar, el museo no representa una institución cerrada hacia servicios externos, ya que dependiendo de su envergadura, debe prestarse a profesionales de fuera. Por tanto, el museo siempre debe estar abierto a estudiantes, investigadores, trabajadores especialistas, y evidentemente al público, al cual va dirigido su contenido y toma sentido su exposición. De esta forma, con la perfecta simbiosis del que llamaríamos “dentro y fuera” los espacios museísticos cobran su auténtico sentido de velar para el patrimonio. Estas relaciones no siempre son fáciles ni asequibles, ya que hemos contabilizado una variedad de perfiles que pueden compaginar su labor y servicio en el museo. Quizás en la situación en que vivimos, los perfiles que sufren un mal momento son las personas con contratación externa, ya que investigadores y estudiantes no representan un coste adicional al presupuesto de la institución. Por tanto, uno de los perfiles que se ve sacrificado, a no ser de que el mismo museo disponga de él, es el de los conservadores-restauradores de bienes muebles. En estos momentos quizás se apuesta por un interés general para la gestión de los espacios museísticos, como son los servicios de guías o merchandising, de esta manera y de cara a la población, el museo sigue yendo en consonancia con el frenesí urbano, aunque en su interior haya obras paradas, restauraciones a medio hacer o montajes no del todo fiables. Por no hablar, además, de las perjudiciales -aunque inevitables- diferencias jerárquicas entre los diferentes ámbitos del museo, que hacen que, por ejemplo los trabajadores de empresas externas, se consideren de inferior importancia dentro del museo -e incluso de inferior capacidad intelectual- que otros departamentos directamente ligados con el museo como el de documentación, por citar uno.
Para dar punto y final a nuestra reflexión, así como nuestra participación dentro las jornadas de Museos Pro, queremos expresar nuestra gratitud por haber formado parte de este evento que sitúa a las instituciones museísticas dentro del panorama de la modernidad. En estos espacios de reflexión se ha abierto literalmente el museo a los conceptos clave que deben ser revisados y transformados para dar una mejor vida a nuestros hogares del patrimonio.

I aquí la versió del web...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada