2 de juny de 2014

Los profesionales de los museos: Perfil!

Comencem!!
Aquí va la primera reflexió de les jornades online de Professionals dels museus, #MuseosPro






Los museos podrían definirse como un universo en el que se albergan un conjunto de trabajadores con formaciones y tareas muy distintas, aunque todos confluyen con un objetivo común: el mantenimiento, salvaguardia, estudio y difusión de nuestro patrimonio. Resulta complicado definir el perfil más puro de cada uno, ya que en distintas ocasiones, y dependiendo de la escala del museo, las funciones pueden alterarse para adaptarse a la situación. Sin embargo podríamos establecer una clasificación según el ámbito de trabajo. De acuerdo con este criterio nos encontramos con cuatro grandes grupos de trabajo: estudio-conservación-curación, educación-difusión, administración-gestión y finalmente mantenimiento-servicios.



Para realizar este tipo de tareas es necesaria, obviamente, una formación específica en el tema, pero también es importante el hecho de que sean personas interdisciplinares y muy predispuestas al trabajo en grupo. Si bien hasta ahora las formaciones y objetivos de los trabajadores de los museos eran monográficos, es decir, cada uno se dedicaba exclusivamente a lo suyo, hoy en día, la nueva percepción laboral, basada en el trabajo en equipo, procura la posibilidad de albergar un gran grupo de distintas formaciones con fines comunes. Por tanto, un museo debe ser un buen ejemplo de ello, es decir, nadie se debe limitar a su ámbito de trabajo sino procurar reducir distancias entre los distintos miembros del grupo. De esta forma, conociendo otras materias y formaciones, se podrá facilitar el trabajo interdisciplinar que procurará el bien común tanto de la institución como de su colección.
Sin embargo no hay que caer en la concepción de que todo el mundo vale para todo, ya que de esta manera es como se acaban promoviendo políticas de intrusismo laboral. Hay perfiles que no pueden hacer determinadas tareas, y otros que sí. Por ejemplo, es completamente lícito que alguien que haya estudiado derecho sea directo de un museo, pero no por ello podrá saber más que un conservador sobre ciertos temas; la interdisciplinariedad no pierde el sentido, sencillamente hay que conocerse a uno mismo y saber hasta dónde podemos llegar, o en qué momentos tenemos que dar la razón a terceros.

El museo, por lo tanto, es como una pequeña comunidad donde cada uno se ocupa de sus tareas pero donde se dialoga, o al menos eso se pretende, y se coordina colectivamente ¡Cómo una de aquellas Polis griegas! 


Pots llegir-lo també a...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada